CURADORMAG | Vector Cultural
Vector Cultural
1181
single,single-post,postid-1181,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive
VC_5-970x727

09 feb “Actualmente parece que el éxito se mide en términos económicos”

Vector Cultural es un equipo conformado por Verónica Ortega y María Tolmos, dos profesionales de la cultura que se dedican a la difusión, gestión y comisariado de exposiciones.

María R. Collado: ¿Cómo os habéis encontrado en el camino y cómo fue el inicio de vuestra trayectoria?

Vector Cultural: Nos conocimos cursando un máster en gestión cultural, y por afinidades e inquietudes culturales terminamos uniéndonos profesionalmente en forma de Vector Cultural. Podemos decir que el inicio fue directo y decidido a reivindicar la industria creativa y cultural.

M.R.C: Ambas venís de la Historia del Arte y de los estudios de gestión cultural, ¿creéis en una gran diferencia entre la/el curador artista y el/la curador historiador? ¿Existe una tipología para denominar a las/los curadores de arte o más bien tipos de proyecto?

V.C: La/el artista tiene el conocimiento del proceso y el/la historiador los conocimientos teóricos, ambos son técnicos, pero al final consiste en el manejo profesional de proyectos, que no implican una sola especialidad sino un conjunto de saberes y de quehaceres. Consiste en identificar, generar y saber llevar a cabo proyectos. Un comisario necesita habilidades en la gestión, es una profesión suficientemente concreta como para que se presupongan conocimientos de arte y amor por la expresión artística. Existen tipos de proyectos pero sin un buen director de orquesta la sinfonía no suena igual.

VC_1

M.R.C: Siendo un equipo, suponemos que resulte mucho más difícil estancarse en un discurso determinado, ¿cómo diseñáis vuestros proyectos y cuál es la línea curatorial que los define?

V.C: Enfocamos de manera personalizada cada proyecto al que nos enfrentamos para al final crear una armonía discursiva que sea capaz de generar varios relatos dentro del argumento inicial. Comenzamos hablando con cada artista que formará parte del proyecto, seleccionamos de manera conjunta el tipo de piezas que sean capaces de hablar solas pero que formen un conjunto expositivo. El vínculo con el tipo de espacio es fundamental, puesto que las piezas expuestas tienen que construir una ruta visual que facilite el entendimiento del relato, pero que a la vez permita crear caminos independientes y no se pierda la línea expositiva. Por eso damos mucha importancia al montaje y la producción.

Para poder hablar de una línea curatorial tenemos que tener en cuenta varias variables, ya sean de carácter creativo o de gestión, que vienen implícitamente relacionadas con la profesionalidad y la capacidad de actuación de cada proyecto.

M.R.C: Una de las cuestiones más discutidas en la ejecución de proyectos de arte contemporáneo es el nivel de consideración de los públicos, ¿esto es importante en vuestro trabajo? ¿Creéis que se ha de tener en cuenta? ¿Hasta qué punto?

V.C: Creemos que es muy importante tener en cuenta al público pero también que hay distinguir la diferencia de públicos, entre el especializado y el espectador, entre el que se mueve por un interés intelectual o al que le mueve una iniciativa formativa o el que quiere asistir a un espectáculo. Una exposición, es casi una labor exhibicionista, que se trabaja para que sea vista a los ojos de un tercero, llámalo público.

VC_2

M.R.C: En la actualidad el panorama artístico más “joven” de España tiene unas características que resultan bastante definitorias: la falta de renovación y de colectividad, la escasez de recursos, la ruptura con” lo académico” y el abuso del término ‘emergente’. ¿Cómo os movéis dentro de estas variables (si es que estáis de acuerdo)?

V.C: Al final estamos siendo testigos de un cambio, la falta de recursos en ciertas disciplinas mengua la creación y el inicio de nuevos proyectos, pero siempre nos mantenemos positivas y transmitimos esa onda para que no disminuya la iniciativa. En la actualidad parece que el éxito se mide en términos económicos, se exige que un artista sea eficiente en todo, buen comunicador y buen ejecutor, que todos los agentes que formamos la industria artística estemos sometidos a la sobreexposición. Nosotras trabajamos con un modelo de interactuación que establezca constantes líneas de comunicación entre agentes para poder detectar deficiencias y aportar herramientas, es fundamental la unión de fuerzas.

M.R.C: Por último nos gustaría saber hacia dónde va Vector Cultural.

V.C: Nos gustaría demostrar que el arte y la cultura son una industria emocionante, satisfactoria y rentable. Con aportar nuestro granito de arena nos bastará.

VC_6

 

VC_11

 

VC_7

 

 

VC_9

María R. Collado
María R. Collado
mariarcollado@gmail.com